Al contratar un servicio de maquila en láser CNC, normalmente no tenemos en cuenta el tipo de máquina con la que nos hacen el corte, ni tampoco la potencia del equipo. Al maquilar, las empresas pueden cobrar lo que quieren, dado que la potencia del equipo es una parte esencial en la velocidad máxima que puede alcanzar. Por lo tanto, el tiempo de corte va a depender de su potencia, por eso no hay como tener un equipo propio. Surgen muchas preguntas al pensar en comprar una cortadora de láser, de las cuales podemos destacar las siguientes: ¿Cómo definir mis necesidades? ¿En qué debo pensar al comprar mi equipo? ¿Cuál es la configuración ideal?

Existe un millar de dudas que pueden surgir al pensar en adquirir un equipo de corte láser, ya sea para manufactura propia o para maquila a terceros. El equipo de corte debe tener la configuración adecuada para el estimado de trabajo, dado que varía dependiendo el material, el grosor y el tipo de corte o grabado.

¿Cuál es el tipo de material que se va a cortar o grabar y cuál es su calibre?

Toda cortadora de láser define sus alcances a partir de la capacidad de corte que se desea, la cual se mide en Watts. Empiezan desde 20W sirviendo sólo para grabar, hasta los 200W que alcanzan a cortar más de 1” de espesor. Es importante mencionar que de la mano del tubo láser está la fuente de poder que debe proporcionar la energía suficiente para alimentar el tubo.

¿Qué  dimensión general tienen las piezas que planeo cortar?

Las cortadoras láser tienen tamaños preestablecidos. Éstos con el tiempo se homogenizaron y ahora en casi todas las empresas, las dimensiones de los equipos son las mismas. Las áreas preestablecidas de corte son las siguientes:

  • 60×30 cm
  • 70×40 cm
  • 90×60 cm
  • 1200×900 cm
  • 1300×900 cm
  • 1400×900 cm
  • 1300×2500 cm
  • 1500×2500 cm

¿Cuál es el tamaño de la máquina?

Al comprar un equipo para cortar con láser, por más obvio y lógico que parezca, es importante revisar siempre las dimensiones totales del equipo. Esto se realiza con el fin de planear con anticipación por donde se va a alimentar el equipo, qué espacio tiene cada planta para guardar el material que se planea cortar, etc. Una mala planeación puede generar un cuello de botella en la producción en serie.

¿Cuáles son los requerimientos de instalación?

Cada máquina es diferente, y el tipo de conexión puede variar dependiendo de: la capacidad del equipo, el tipo de manufactura y el país de procedencia del mismo. Es por eso que antes de tomar cualquier decisión, es necesario revisar los requerimientos de instalación y hablar con un experto en la rama para asegurarse de que estén todos cubiertos antes de la instalación. De no ser así, el proceso de la puesta en marcha del equipo se puede ver afectado.

¿Es estable la empresa a la que estoy comprando el equipo?

En estos tiempos hay una oferta nunca antes vista sobre las cortadoras y grabadoras láser. Existen cientos de personas y empresas que ven la venta de estos equipos muy fácil; importan un par de máquinas y tratan de venderlas a clientes que no han investigado suficiente sobre el tema, y después de adquirir el equipo, empiezan con problemas sin soluciones.

Estas personas no conocen la configuración interna de las máquinas y no pueden ofrecer un servicio adecuado de post-venta. Las refacciones que requiere el equipo no están de entrega inmediata, y en muchas ocasiones, nunca las van a tener.

Tiempo después, el cliente termina por buscar otras empresas consolidadas para proveerse de las piezas faltantes, lo cual hace que finalmente la inversión sea mucho más alta de la contemplada debido a la falta de investigación en la compra de este tipo de máquinas.

Dados los puntos anteriores, las recomendaciones se enfocan en empujar al cliente a que realmente investigue sobre la tecnología antes de adquirir una cortadora láser. Esto se debe a que puede ser una inversión muy remunerable o la peor pesadilla de una empresa, porque tener un equipo detenido siempre cuesta.

CONTÁCTANOS

UB͍CANOS