¿Cómo ha evolucionado el grabado láser?

¿Cómo ha evolucionado el grabado láser?

La industria dedicada a la transformación de materias primas en diversos productos para diferentes usos ha crecido de manera considerable y con ella, la necesidad de mantener una regulación adecuada sobre todos los artículos que se confeccionan.

 

La única manera de conseguirlo, es fijando un código específico para cada producto que es ensamblado, expedido o generado por el sector industrial. En este artículo hablaremos sobre lo que es el grabado láser, pero antes de emprender tal misión, debemos tener conocimiento de sus antecesores, los cuales, mencionaremos en los siguientes párrafos.

 

En un principio, para obtener el control y registro correcto de la mercancía ofrecida en establecimientos y comercios, se inventaron los códigos de barras, estos eran creados partiendo de una serie de barras paralelas entre sí, estableciendo así un lenguaje y un código determinado con los espesores de cada barra, el cual era usado en la identificación de los productos.

 

Para efectuar la generación de estos códigos, era indispensable que fueran impresos en papel autoadherible para que después fueran pegados en la superficie de la mercancía. Más… ¿Qué ocurre con los artículos que no tienen suficiente espacio? Y ¿Qué sucede con todos aquellos productos que están sujetos a una carga de trabajo que impide la adhesión de estampas?

 

Existe una considerable diversidad de materiales, productos y piezas en general que a causa de su naturaleza, composición o el trabajo que efectúan, resulta imposible adherirles estampas codificadas para su identificación. Sin omitir ni dejar de lado el largo periodo que tienen que mantenerse pegados los códigos para que en el momento de necesitar ser cambiados, se pueda dar el número de pieza exacto para su sustitución.

 

La complejidad que implica esta situación, llevó a los especialistas a desarrollar un sistema con el que se pudieran quedar grabados los códigos en cualquier pieza, sin que esto lograra afectar o dañar la composición y el balance de la misma.

 

Primero aparecieron los pantógrafos, estos no son más que una punta de diamante, que es presionada contra el metal y puede moverse en cualquier sentido según el deseo del usuario (sin duda se trata de un buen método pero en ocasiones peca de imprecisión). Unos años después, con la invención de los sistemas CNC (Control Numérico por Computadora), se adaptaron controles que operan de manera automática en colaboración con los pantógrafos.

 

Estos duraron por varios años, más nunca tuvieron, cubrieron ni abarcaron las necesidades del mercado de manera íntegra, puesto que existen muchos materiales que debido a su tipo de trabajo o superficie, no podían ser lastimados o grabados por la punta de diamante.

 

Tuvo que pasar un poco más de tiempo para que la solución llegara. Esta apareció con el cambio de siglo y revolucionó a la industria basada en la inscripción y grabado de códigos de barra ¿Cuál es esta solución definitiva y eficaz? Se trata del grabado láser, un invento novedoso que abatió los sistemas conocidos hasta entonces de grabado sobre metales. Esta invención está basada en un sistema galvanométrico.

 

Con ella se consiguió acelerar todo el proceso de grabado a tiempos antes inconcebibles, desbastando de forma aproximada a una micra por pasada. Los resultados son prácticamente imperceptibles, pero a la vista son completamente legibles.

 

En ello estriba su éxito y es también por ello que se ha convertido en un instrumento estándar e indispensable para las industrias gracias a su capacidad de grabar códigos en una amplia variedad de mercancías y productos. Esta tecnología no sólo es usada para la generación de códigos sobre superficies difíciles, sino también para la realización de cortes y grabados con distintas formas y diseños.

 

Esta clase de grabado puede obtenerse por diversas formas de rayo láser y con la ayuda de sistemas diferentes, los cuales, poseen funciones variadas de grabado. A continuación haremos mención de los sistemas láseres más destacados en el medio:

 

  • Láser de CO2

Empezaremos con este dispositivo que opera con CO2. Este sirve para grabar sobre y en superficies no metálicas. Puede brindar un excelente acabado en materiales como vidrio, piedra, granito, tela, madera, acrílico, cualquier aglomerado de madera, casi cualquier plástico, etc.

 

  • Láser generado por una bomba de diodos

El láser generado por bomba de diodos se concentra en los metales, aunque también puede grabar en plásticos y otros materiales obscuros. La bomba de diodos se debe estar ajustando con constancia y se le debe dar mantenimiento de manera permanente.

 

  • Láser de fibra óptica

El láser generado a través de fibra óptica tiene la capacidad de grabar prácticamente sobre los mismos materiales que el caso anterior (el láser por una bomba de diodos). La diferencia latente entre ellos, estriba en la manera en que el láser es generado y en el mantenimiento que necesitan los equipos. Cabe mencionar que la fibra óptica ofrece un grabado mucho más veloz y con mayor precisión. Además está 100% libre de mantenimiento.

 

Nadie puede negar que el grabado láser llegó al mundo para quedarse, debido a que ofrece una solución definitiva que ningún otro aparato o proceso ofrece. Este no sólo puede utilizarse para tener un control correcto de inventarios y para la identificación de mercancías, sino también para grabar diseños con motivos estéticos. La confección y el grabado de piezas artísticas sobre vidrio, piedra y metal han obtenido enormes ventajas con la implementación de los aparatos emisores de láser.

 

No es injustificado afirmar que las industrias y el mercado nacional y extranjero han sentido los beneficios y las repercusiones de las maquinarias diseñadas para realizar grabados por láser. Si deseas más información sobre este proceso y sus aplicaciones, no dudes en contactarnos. Con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *