Las raíces del láser CNC

laser cnc

Cuando se habla de las cortadoras de láser CNC, hay que tener bien presente el tiempo que tuvo que pasar (décadas) para el desarrollo y perfeccionamiento de estos inventos. Con el pasar de los años, estos equipos pasaron de ser incosteables y poco accesibles, a ser hoy en día un complemento esencial, básico en muchas fábricas y talleres a causa de varios factores, por ejemplo: su fácil manejo (muy intuitivo aunque es necesario conocer aspectos generales sobre la funcionalidad y el manejo del equipo).

 

El costo bajo de producción que brinda (mucho más barato a largo plazo que solicitar el auxilio de otras empresas que sí cuenten con este tipo de maquinaria) y la versatilidad en dicho proceso (en ello estriba que en la actualidad son miles las industrias que dependen de los grabados y los cortes por láser con controles computarizados).

 

Para entender un poco mejor y con claridad cómo es que estos equipos evolucionaron, es necesario conocer y remontarnos a sus orígenes. En la década de los sesentas,  se dio comienzo a la carrera por la confección de sistemas que pudieran producir un haz de luz tan potente como para poder realizar grabados sobre superficies difíciles e incluso cortar materiales diversos con variadas formas.

 

Esto era ya bastante difícil en ese entonces pues se hacía uso de maquinarias con capacidades limitadas e incapaces de trabajar con algunas materias duras como el metal. En 1964, Kumar Patel dio a conocer en el mundo el primer sistema láser, el cual, era generado por CO2 (Dióxido de Carbono), con tubos que poseían una longitud de más de 2 metros.

 

Este sistema, pese a sentar las bases de lo que sería el futuro láser CNC, tenía muy poca potencia. Sin embargo, el rayo poseía una estabilidad sorprendente, y puesto que poseía pocas fluctuaciones de poder, fue un complemento base en una gran cantidad de laboratorios.

 

De forma eventual, esta situación primaria generó que se fueran perfeccionando tanto los equipos, como su funcionalidad y su manera de operar. También propició que diversos investigadores, científicos e ingenieros mostraran interés en el potencial que poseen los sistemas láser.

 

Con el avance del tiempo, cada vez se ha ido desarrollando y mejorando su amplia capacidad de aplicaciones, aunque podemos afirmar que la función principal de estos equipos es la obtención del mayor número de piezas finalizadas con una mínima cantidad de procesos involucrados para su fabricación.

 

En la actualidad podemos encontrar varios tipos de cortadoras láser CNC, la diferencia entre ellos radica en la manera en que generan el haz de luz con el que se efectúan cortes y grabados, asimismo, se distinguen por el tipo de materiales con los que trabajan. A continuación haremos mención de los más conocidos:

 

  • Tubo de láser CO2
  • Fibra óptica
  • Bomba de diodos

Aunque estos tres tipos de cortadoras generan el láser de formas distintas, en todos ellos encontramos un común denominador, a saber, su control, operación y funcionamiento. Cada uno de estos tipos sería inservible para las industrias si no fuera por su modo de control: el CNC. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de CNC? Hagamos un breve recorrido por la historia y las características de esta tecnología revolucionaria para que usted, querido lector, quede muy bien informado.

 

El control numérico por computadora (CNC), fue inventado hace más de seis décadas y es conocido por su comando, el cual, se da a través de una tarjeta perforada. Estos comandos pre-programados, son almacenados en diferentes medios. Hoy en día, podemos afirmar con justificación que este sistema de control es el método más usado para efectuar la automatización de los procesos por medio de un mecanismo de control numérico.

 

Esto quiere decir que transforma a la cortadora en una maquinaria automática capaz tanto de “leer” coordenadas como de  seguirlas, reemplazando así las manijas y palancas que solían usarse en las cortadoras convencionales. Al ser utilizada la tecnología CNC dentro de la industria, se asegura la homogenización de las materias y piezas a cortar para lograr un nivel de calidad sin comparación.

 

En cada una de sus presentaciones, los equipos de láser CNC, se han convertido en utensilios indispensables para casi todo el sector industrial, desde la industria química, metalúrgica, médica hasta la aeroespacial. Incluso va más allá de dicho sector, ya que son usados con frecuencia por las familias para labores personales y por  los pequeños negocios. Esto se debe en gran medida a la amplia variedad de aplicaciones que se les puede dar y a la gran cantidad de materias con los que pueden laborar, ya sea para hacer cortes o grabados.

 

Lo que hace a este sistema que opera con láser tan popular es que como base toma la rapidez y precisión que ofrecen los equipos tecnológicos de hoy. De este modo, se puede observar que los terminados del grabado y corte reflejan resultados similares en todas las piezas trabajadas, sin cambios, variaciones, errores o imperfecciones, desde la primera hasta después de centenas, y millares de piezas.

 

Las cortadoras láser que funcionan con control numérico por computadora, permiten confeccionar productos a escalas grandes e inclusive industriales, siempre con  terminados detallados y de la más alta calidad en cada una de las piezas. Si deseas conocer más sobre el funcionamiento de estos equipos y sus aplicaciones consulta nuestra página sideco.com.mx o visítanos en nuestras instalaciones, te atenderemos con la cordialidad que todo cliente merece. No dudes más, acércate a nosotros, somos la mejor opción si de láser CNC se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *