Lo que debes saber para ser un experto en PLASMA CNC PARTE 2

En la primera parte de esta publicación hablamos de cómo surgió el control numérico por computadora, CNC, de los elementos que componen las máquinas que integran esta tecnología para la mecanización y automatización de su funcionamiento y de algunas generalidades sobre los requerimientos de programación para controlar equipos de corte láser, plasma CNC y otras máquinas herramientas CNC. En esta ocasión hablaremos del programa CNC, de los códigos que se usan para el control de las máquinas y de los programas que se pueden emplear para establecer una comunicación y adecuarla para que permita el control de las funciones programables de la máquina CNC. Recuerda que esto sólo es una guía para aquellos que no tienen conocimiento sobre esta tecnología y que si requieres información detallada puedes consultar otras publicaciones de nuestro blog o contactarnos personalmente, en SIDECO con gusto te atenderemos y te ofreceremos asesoría para la elección de un equipo que se adapte a las exigencias particulares de tu entorno de trabajo.

                Las máquinas CNC operan a partir de un programa de control numérico por computadora en el que se incluyen de manera secuencial, las instrucciones que deben ejecutar. El programa CNC debe contar con toda la información necesaria para el mecanizado exitoso de la pieza y encontrarse en un lenguaje que pueda ser interpretado por la máquina, esto es el lenguaje G y M, los que han sido estandarizados por la Organización Mundial de Normalización y la Alianza de Industrias Electrónicas. Este lenguaje se compone de instrucciones generales, esto es el código G, y por instrucciones misceláneas, correspondiente al código M, y la manera en que se presenta a la máquina es mediante un formato con frases divididas en bloques donde cada acción que debe ejecutar el equipo se realiza en bloques con una numeración especial.

                En la programación CNC, el código G es el que se encarga de describir las funciones de movimiento de la máquina de control numérico computarizado y el código M describe las funciones que no corresponden a movimientos de la máquina pero que son necesarios para el mecanizado de las piezas con las que se trabajen. Por ejemplo, el código G puede controlar los avances, las pausas y los ciclos en el trabajo, así como la velocidad de los movimientos que ejecute la máquina, mientras que el código M controla los cambios de herramienta, el arranque de su trabajo y los accesorios programables, como la aplicación de refrigerantes, entre otros. Ambos códigos tienen sus propias variables que se identifican con letras según las configuraciones que el programador decida usar, y debido a que todas las máquinas CNC son diferentes, cuentan con su propio programa y las variables a controlar serán distintas. Por esta razón se recomienda revisar el manual de usuario de equipos de plasma CNC y láser antes de ponerlos en operación, así como consultar a un especialista o tomar capacitaciones especiales para realizar de manera correcta la programación y sacarle el máximo provecho a la máquina.Lo que debes saber para ser un experto en PLASMA CNC PARTE 2

Como ya mencionamos en la primera parte de esta publicación, el controlador CNC es clave en el funcionamiento de las máquinas CNC, pues es el que permite la interpretación del código del programa y el accionamiento de los comandos. El controlador de este control numérico por computadora se encarga de leer el programa y traducirlo de modo que las funciones de la máquina se activen, como el movimiento de los ejes en la velocidad y dirección especificadas. Si bien, esta es la función principal del controlador CNC, no únicamente se encarga de interpretar el programa, también tiene la capacidad de modificar la programación si detecta algún error, verifica el funcionamiento del equipo y especifica valores como la longitud de las herramientas para la correcta operación de las máquinas.

                La comunicación con una máquina CNC sólo es posible con un lenguaje en común y a pesar de que el código G y M se puede escribir para generar el programa que controle las funciones del equipo, lo más cómodo es emplear un programa de fabricación asistida por computadora (CAM). El uso de un programa CAM es de gran utilidad en los casos en que no se cuenta con el conocimiento necesario para programar comandos complicados escribiendo directamente el código G y M y permite, además, ahorrar tiempo y realizar diseños de mayor complejidad, pues los programas CAM funcionan a la par del diseño asistido por computadora (CAD), de modo que sólo se realiza el diseño y el programa se encarga de especificar las operaciones a realizar por la máquina para el mecanizado de las piezas de manera automática. En futuras aplicaciones en este blog presentaremos algunas recomendaciones para el uso de programas CAM y CAD para la creación automática del programa CNC.

                Posterior al desarrollo del programa CNC, ya sea manual o automáticamente con un programa CAM, se deben cargar los comandos al controlador del equipo. Para ello se emplea un sistema conocido como DNC o de distribución de control numérico. Este sistema no es más que una computadora conectada a la máquina CNC en red o de manera inalámbrica para el paso de datos hacia el controlador del equipo y la traducción de estos a señales que activen el funcionamiento de la máquina. Si el programa se desarrolló correctamente, el resultado de esto será una pieza mecanizada de acuerdo con las especificaciones deseadas con la mínima intervención de un operario y en un tiempo que permite agilizar los procesos de producción.

                Esperamos que esta información te haya sido de utilidad para comprender las bases del funcionamiento de una máquina CNC. Si estás interesado en implementar esta tecnología en tu entorno de trabajo te invitamos a visitar nuestro catálogo, en el que encontrarás equipos láser y plasma CNC de la más alta calidad, o bien, contáctanos para que te brindemos asesoría especializada y resolvamos todas las dudas que tengas sobre estos equipos que son una excelente inversión para mejorar tu producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *