Máquina de corte láser y el láser de fibra óptica

 

Otra de las tecnologías aplicadas en las máquinas láser para metal, es el láser de fibra óptica, un tipo de tecnología moderno que enlaser-de-fibra-para-metal algunos casos sustituye a su predecesor de muchos años, el láser de CO2, y en otros casos que se utiliza para otras labores particulares.

 

De hecho, en 1969 surgen las primeras formas de las máquinas láser para metal, con unos dispositivos que aplicaban corte y soldadura para usos ya tan diversos, que abarcaban diferentes trabajos en industrias enormes a nivel mundial como la industria automovilística o la construcción. Este proceso se llamó mecanizado de chapa y es todavía hoy en día uno de los usos industriales más sobresalientes de este tipo de láser.

 

Entonces, ¿qué ha cambiado en la industria y cuál es la novedad del láser de fibra óptica? Antes de poder dar respuesta a esto, es importante volver a aclarar que la máquina de corte láser, y en general, cualquier tipo de producción de rayo láser, puede realizarse a través de distintos procesos o formas. En líneas generales, se podrían catalogar en dos grandes grupos: las que usan algún tipo de gas, como el láser de CO2, y las que producen el rayo láser “en seco”, a través de excitación de cristales o lámparas tipo led, por ejemplo.

 

La tecnología tradicional, la que producía el láser a través de un tipo de gas, producía el rayo láser a través de excitar el núcleo del gas (el más común, el dióxido de carbono) mediante un tipo de voltaje alterno o continuo según la potencia y resultados esperados. Esto traía como consecuencia el haz de luz láser que se controla a través de espejos que lo concentran, enfocan en un punto que permite generar el corte, grabado o soldadura según sea el caso.

 

El problema de este proceso tradicional, es que el gas como el CO2 luego de excitarse es inestable, y necesariamente requiere de helio (H) para estabilizarlo y de nitrógeno (n) para reducir el aumento de la temperatura que implica este proceso, que llega a alcanzar inclusive los 260 grados centígrados. La longitud de onda de este láser abarca hasta las 10 micras (µm), cifra que debemos recordar más adelante, pues es uno de los puntos de comparación principal con el rayo de láser de fibra óptica. Es una longitud de onda excelente para trabajar láminas metálicas de todos los espesores, la que produce el rayo láser de CO2.

 

Por otra parte, la máquina de corte láser de estado sólido, genera el haz de luz a través de la excitación de cristales como el itrio o el neodimio, o a través de módulos de lámparas tipo led u otras similares. Esto hace que se generen las dos diferencias principales entre estas dos máquinas: el primero es que en este proceso no intervienen ningún tipo de gas, y el segundo es que el resultado es un rayo láser que se emite en una longitud de onda de 1 µm, es decir, nueve veces inferior a la generada por el rayo de dióxido de carbono.

 

Al tener una longitud de onda tan pequeña, incluso los materiales más delicados y, sobre todo, aquellos que son transparentes como la fibra de vidrio, pueden ser sometidas a la máquina de corte láser sin que el material absorba el rayo láser o lo deforme. Adicional a esto, se considera que el proceso de corte láser con fibra óptica es hasta tres veces más rápido que el que se logra con un láser de CO2, lo cual es bastante considerable al momento de pensar en productividad.

 

Gracias a esta mejora y características particulares, a este tipo de láser en seco se les empezó a conocer popularmente como láser de fibra óptica o simplemente, láser de fibra. El nombre, como podemos ver, no tiene que ver precisamente por la forma en la que el rayo láser se genera (excitación), sino por la forma de transportarlo.

 

Esta tecnología que le permite a la máquina de corte láser transmitir el rayo con gran velocidad, precisión y exactitud, fue desarrollada a mediados de los años noventa, solo que para ese entonces la calidad de la fibra óptica como medio de transporte era un poco deficiente y resultaba en la deformación del rayo láser. Esta limitación traía como consecuencia que las máquinas realizaran cortes precisos, lo cual las convertía en menos rentables que su predecesor, el rayo láser de CO2, pues era cuestionable invertir en una tecnología que no ofreciera los resultados esperados.

 

Sin embargo, esto no detuvo el desarrollo de esta tecnología y se comenzaron a comercializar máquinas láser de fibra óptica para realizar algunas labores particulares que requerían de un haz de luz que no dañara los materiales. A partir del año 2010 la calidad de la fibra óptica mejoró mucho y permitió comercializar de manera masiva esta maravilla tecnológica.

 

En la actualidad, existen pocas labores que una máquina de láser de fibra óptica no pueda hacer, y es que hoy en día se ha convertido en el principal aliado de cualquier industria que realice cortes, soldaduras, grabados y mucho más en dos o tres dimensiones. En SIDECO, nos enorgullecemos de ofrecerte la maquinaria más avanzada y tecnología de punta para cumplir con cualquier requerimiento que tú o tu empresa puedan tener. Para mayor información sobre nuestros productos, por favor, contáctanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *