ROUTER CNC: CÓMO SABER SI TE CONVIENE LA INVERSIÓN

router cnc para los mueblesSi eres un hombre o mujer de negocios, probablemente todo el tiempo estás descubriendo nuevas formas de hacer crecer tu empresa. Descubre si el router CNC que tenemos a tu disposición es la mejor opción entre tus múltiples posibles inversiones, continúa leyendo este artículo.

En muchas ocasiones resulta que el gasto de dinero en un negocio no resulta tan efectivo. Si lo pensamos así, el punto final de cualquier compra es que regrese la empresa tenga un retorno de la inversión. El hecho de que tu negocio se encuentre sano y más exitoso que nunca no quiere decir que tengas un pase efectivo para realizar cualquier compra. Tienes que pensar con lógica y hasta un poco de frialdad, si quieres continuar teniendo éxito.

De una vez te lo anticipamos: sí, es la mejor opción para invertir. No importa de dónde lo veas, nuestro router CNC puede ayudarte a ingresar más dinero a tu empresa de lo que realmente imaginas. Pero para más detalles, toma en cuenta los siguientes elementos.

¿Te es útil?

No importa si estás pensando en una máquina para la producción, o si es una pluma para la papelería de oficina…si no te es útil, no tienes por qué comprarlo. Incluso aunque esté en oferta. Si lo necesitas, pero no cubre tus necesidades o requisitos básicos ¿por qué no elegir un producto que sí lo haga?

Además, piensa el número de veces que lo utilizarás. Quizá sea necesario en ese momento, pero sólo una vez. Entonces te convendría más rentarlo o pedirlo prestado. Entre más frecuente sea su uso, más útil es, más conveniente es adquirirlo.

¿Cuánto tiempo durará?

 

Aunado a la frecuencia, está la resistencia. Es decir, el tiempo de vida del producto. Por lo regular, los productos más baratos tienen un tiempo de vida corto. Así que con buenas probabilidades puedes elegir una máquina u otro producto con un precio más alto pero que sea más duradero. La forma de ver esto es a través de la calidad. Compara materiales, diseño, manufactura específica, características y el uso que le darás, para saber más o menos (si es que la fábrica no lo dice), cuánto tiempo te será útil.

 

¿Tu compra mejorará tu calidad de vida? O bien, ¿tu compra mejorará la calidad de vida de la empresa? Porque si no es así, realmente no hay punto para adquirirlo. Sólo será un gasto más. Incluso si algo no es estrictamente necesario, considera si te proporcionará utilidades, o a última instancia, disfrute. Algo que te proporcione, al menos, horas de disfrute puede valer la pena el costo. Por ejemplo, hay ciertas inversiones que no son meramente físicas, como el aprendizaje. Puedes aprender en un viaje, puedes aprender en una clase, puedes aprender en una reunión de negocios. Enriquecen tu vida, o bien, enriquecen tu empresa. Si tienes el dinero para estas inversiones, adelante, sí considéralas como probables.
¿La compra se acopla con tus valores y metas?

No olvides que como empresa tienes metas que conseguir, además de una visión y una misión. Tener bien en claro esto puedes acercarte más a tus objetivos concretos. Dejas todo lo demás que es superfluo, de fuera, ya no tienes que gastar en ello, sino en lo que realmente importa. Determina si un gasto se ajusta a los valores de la empresa. Construye así un camino financiero estable. Piensa en cómo la compra te ayuda a moverte hacia sus metas. Si una compra no está en línea con tus valores o si no te ayuda a alcanzar una meta, di no, gracias, y continúa tu trayecto hacia el éxito.
¿A qué tendrías que renunciar?

Considera que todo gasto significa renunciar a otra compra, que quizá sea mejor o regrese más (las mejores inversiones son las que regresan valores al menos, al doble). Un poco de introspección antes de hacer una compra puede recorrer un largo camino. Haz lo siguiente: utiliza el dinero en aquello que necesita la empresa ahora. Es decir, pon prioridades en tu lista de compras. Así, a lo que renuncias al menos, sabes que no es de las cosas urgentes. Ve avanzando en la lista hacia abajo. Aunque no consigas todo en un mismo momento, ya llegarás a hacer el gasto hasta el último detalle. Eso sí, no escribas en la lista todo aquello que te venga a la mente. Recuerda que has trabajado mucho por ese dinero y tienes que usarlo con cuidado.

Una vez que hayas analizado los previos elementos y hecho las preguntas correspondientes, seguramente sabrás si un gasto de tal magnitud como un router CNC, vale la pena.

En este caso, el router CNC permite que tu empresa crezca, pues disminuye gastos de diseño, corte, material y tiempo. Disminuye errores y accidentes. De hecho, hay muchas ventajas. Recuerda que su precio es proporcional a su tiempo de vida y a la resistencia que tiene a elementos como polvo o golpes.

Te invitamos a que conozcas más de esta máquina, comunicándote con nosotros. Podemos darte una cotización sin ningún tipo de compromiso. Una vez que la conozcas más a fondo, probablemente te des cuenta que en efecto, por sus características innatas y por la garantía que ofrecemos, es una de las inversiones que más valen la pena para poner a funcionar o continuar tu negocio. El éxito viene casi apegado a ella, tu máquina de router CNC que en Sideco puedes encontrar disponible cualquier día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *