El grabado láser y sus técnica

 

Los beneficios de la aplicación del grabado láser están vinculados a que puede utilizarse en diferentes materiales como una herramienta para corte y grabado en varios materiales de mediana densidad como cartón, plástico, cartulina, acrílico, cuero entre otros. De igual manera se ha comprobado que su desempeño es muy preciso comparado con otras formas de corte y grabado.

 

Por otro lado, el grabado láser es una tecnología que puede efectuar tratamientos superficiales que dependerá de las características del material así como del aguante ante la corrosión. El láser aplicado a materiales mecánicos depende de la absorción de calor y disipación del calor por conducción.

 

Asimismo, el grabado láser ofrece, entre otras ventajas, un rápido calentamiento del área superficial de la zona a tratar por medio de un barrido de haz láser con alta concentración de energía. Sin contacto con la pieza a tratar, permite obtener dureza en la zonas así como obtención de nivel de profundidad de 0,8 a 1,5 mm.

 

Ya que es un proceso mecánico altamente reproducible y controlable, evita que posteriormente deban realizarse procesos de ajustes finales, a diferencia de otras técnicas que aportan cantidades variables de calor a la pieza además de que existe un ahorro considerable de tiempo y costo.

 

Para el tratamiento aplicado a materiales y aleaciones son necesarios calentamientos térmicos, aleaciones que permite ablandar el material para modificar su estructura con la finalidad de obtener condiciones esperadas.

 

Algunos de los factores que afectan la composición y las propiedades de los materiales son: el tipo de aleación, los procesos de calentamiento y enfriamiento, así como la calidad de trabajo y el tiempo atmosférico. Dependiendo de estos factores se puede controlar los cambios y garantizar que las combinaciones con otros materiales sean las deseadas para tener un correcto acabado.

 

Para trabajar con temperatura, lo que se debe tener en cuenta es calentar el material hasta una temperatura óptima y luego de esto mantener una temperatura hasta un tiempo determinado antes de que se inicie el proceso de enfriamiento de forma vigilada.

 

En dos y tres dimensiones, la técnica de grabado láser puede crear un endurecimiento a través de la actuación de la herramienta a través de lugares específicos del material para crear zonas con determinadas especificaciones; en primer lugar en los sitios tratados el material presenta un incremento de su firmeza y en consecuencia es más invulnerable ante los golpes. Este procedimiento tiene una corta duración y la consistencia lograda es mayor a la que se puede obtener tras un tratamiento convencional sobre las zonas en las cuales sean aplicadas.

 

Otros de los beneficios de esta técnica es que logra mantener la baja temperatura en el interior de la pieza. En el lugar tratado logra resistencia a la abrasión y corrosión, permitiendo que en su ciclo de calentamiento y enfriado progresivo se cumplan importantes procesos de reacciones metalúrgicas.

 

Si la aplicación es momentánea o continua se debe tener en cuenta la que tanto la aplicación de la potencia del láser como los periodos de tiempo aplicados en el lugar sean los correctos para que se puedan perfeccionar las superficies de los materiales sin afectar otras zonas, mediante la utilización de suficiente energía capaz de provocar realizar el endurecimiento de la zona.

 

Para el mejoramiento de las propiedades técnicas y mecánicas, existe la aleación superficial de las piezas que hace frente a los efectos generados por desgaste o corrosión en los puntos focales en los que se encuentra debilitado el material.

 

Con la interacción de un láser de alta potencia combinado con otros materiales puede generarse un recubrimiento superficial, con una densidad controlada, para evitar el desgaste, corrosión así como características especiales.

 

Por último para la reconstrucción de piezas con imperfectos por desgaste o daño existe la técnica de fusión superficial con la cual se añade el mismo material con el que fue construida la pieza. Otras de las técnicas es la ablación, procedimiento por medio del cual se eliminan los materiales adheridos mediante profundidades superiores a los 50 mm.

 

¿Cómo se produce el grabado láser para metales?

 

Para realizar el marcado de una pieza mediante la utilización del láser para metales es necesario que el haz de luz se desplace por la superficie que se ha dispuesto a marcar. Este proceso puede realizarse a través de marcados superficiales como profundos dependiendo de las micras (décimas de milímetros).

 

Algunas grabadoras establecen un máximo de superficie de cuadrado equivalente a 100 x 100 milímetros. Esta actividad puede hacerse mediante equipos que tengan baja potencia. Esta técnica se puede realizar para productos concernientes a la venta al público de productos de consumo masivo.

 

Los beneficios de la aplicación de esta técnica es que la afectación de las zonas por efecto de las altas temperaturas es mínima y posiblemente inexistente sin necesidad de producir deformaciones.

 

Por otro lado, es posible realizar soldaduras de varillas que tengan una contextura extremadamente fina y que por acción de láser es posible grabar a partir de 0,25 mm de diámetro. La pieza no presenta calentamiento en ninguna de zona que no esté dispuesta a grabarse.

 

No genera poros ni fisuras en lugares resultantes y tiene posibilidad de soldar, sin ningún inconveniente, materiales como aluminio y cobre.

 

Actualmente la tecnología mas nueva y considerada como ideal para el grabado o corte de metales, es el denominado láser de fibra óptica. Es una de las tecnologías más nuevas en el mercado y se encuentra remplazando de manera veloz a sus antecesores.

 

Si lo que buscas es cortar o grabar metales, envíanos un correo a ventas@sideco.com.mx y te podemos apoyar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *