El USO DE LÁSER DE FIBRA PARA EL GRABADO EN MADERA CON MÁQUINAS DE CORTE CNC

Una de las más importantes invenciones de las últimas décadas para el mundo industrial han sido las máquinas de corte láser, ya que permiten cortar una gran variedad de materiales en poco tiempo y con el mejor acabado que se puede conseguir. Además, este tipo de máquinas no únicamente son útiles para realizar cortes, también se pueden emplear para hacer grabados y marcajes, ofreciendo una solución altamente eficiente a las necesidades de distintos entornos de trabajo. La maravilla de estas máquinas es el mecanismo de corte que emplean, ya sea láser CO2 o láser de fibra óptica, los más comunes en el mercado, que permite hacer cortes altamente precisos sin dañar el material con el que se trabaje.

                A diferencia de otros métodos de corte y grabado, con el láser no es necesario adquirir un gran número de herramientas especiales para trabajar cada tipo de material, tan sólo es necesario configurar su intensidad para trabajar desde metales hasta plásticos, madera e incluso papel, cartón, cuero y algunos textiles, lo que representa un importante ahorro económico tanto en inversión de múltiples herramientas como de los insumos o consumibles que periódicamente se tienen que comprar para los equipos convencionales. En publicaciones anteriores en este blog hemos hablado de una gran variedad de aplicaciones que pueden tener las máquinas de corte y grabado láser y en esta ocasión toca el turno de la madera, en particular de las aplicaciones que pueden tener las máquinas láser de fibra o CO2 para realizar grabados sobre este material.

                La madera es uno de los materiales más empleados para realizar grabados y aunque tradicionalmente se utilizaban routers manuales para hacer tal trabajo, poco a poco estas herramientas han sido reemplazadas por las máquinas láser, principalmente en entornos que exigen mediana y alta producción. Esto se debe a la rapidez con la que puede operar una máquina de corte láser y a la precisión que ofrece, la que puede ser comparada, sin exagerar, con la de una impresora, algo que difícilmente se puede lograr con una herramienta de corte.

                La precisión que caracteriza a una máquina láser se logra gracias a su funcionamiento automatizado que es controlado por una computadora a la que se le introducen los patrones con las instrucciones de corte, lo que incluye tanto las trayectorias a seguir, la velocidad de trabajo y la profundidad de corte o grabado y que se encarga de interpretar tales patrones y traducirlos a órdenes ejecutables por el láser. En el trabajo de grabado en madera el patrón de grabado que se introducirá a la computadora tiene que tener un formato que pueda ser interpretado por el sistema de Control Numérico por Computadora o CNC que es el empleado por las máquinas de corte y grabado láser en la actualidad. El lenguaje con el que trabajan estos sistemas es el código G y para garantizar que los patrones sean correctamente interpretados tienen que estar creados en ese código, por ello para su realización se recomienda emplear programas de diseño basados en vectores, los que permiten hacer grabados en bi o tridimensionales de alto grado de complejidad. En otras publicaciones profundizaremos en este tema.

                Pero ¿por qué resulta tan recomendable emplear una máquina de corte láser para el trabajo de grabado en madera? Una de las principales razones es la velocidad a la que operan estas máquinas.  Los equipos láser funcionan a una alta velocidad con lo que es posible obtener una mayor limpieza en el trabajo, no se generan astillas y se obtienen cantos lisos que facilitan las tareas de limpieza necesarias una vez que se ha finalizado el proceso de grabado, ya sea en la personalización de objetos, el marcaje de logotipos o información de alto detalle.

                Si bien, de manera general se recomienda emplear una máquina láser existen diferentes tipos de láseres que resultan más o menos adecuados para el trabajo con materiales específicos. Por ejemplo, el láser CO2 resulta útil para trabajos con acero, madera, acrílico, vidrio, corcho y otras superficies no metálicas, el láser de fibra óptica también puede cortar y grabar los materiales que acabamos de mencionar, pero es particularmente empleado para trabajar metales y plásticos, al igual que el láser de forma de diodos. Los tres tipos de láser que acabamos de mencionar funcionan de la misma manera al encontrarse equipados en una máquina de corte y grabado, es decir, concentran y amplifican un haz de luz en un punto específico para que se dé el corte del material, pero emplean un medio diferente para llevar a cabo la amplificación y concentración de luz. Este haz de luz concentrado genera calor, que es el responsable de que la madera se sublime, efecto que es perceptible a la vista como un humo que al momento es eliminado con el sistema de extracción que incluyen los equipos de corte láser. Este sistema de extracción se lleva el calor acumulado provocado por el láser, así que la madera no se encuentra expuesta por mucho tiempo a altas temperaturas, de ello que no sufra ningún tipo de daños.

                En el grabado de madera es de suma importancia considerar las características particulares de la madera con la que se trabajará, esto con el fin de configurar correctamente el modo de operación del láser. Factores como el espesor del material, su nivel de dureza y su contenido de resina son de gran importancia para determinar la potencia con la que trabajará el láser y evitar que el material se dañe en el proceso. Próximamente presentaremos algunas recomendaciones para la configuración correcta de una máquina de láser de fibra óptica para el trabajo con madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *