La máquina CNC revitaliza el concepto de las tarjetas de presentación

 

Cuando nos referimos a productos artesanales, se nos viene  a la mente un trabajador que va elaborando cada pieza con un afán artístico, pero también como una forma de continuación de métodos ancestrales, y sobre todo, tradicionales de producción.

 

Sin embargo, debido a la alta demanda, incluso de artículos de decoración, se ha visto la necesidad de involucrar maquinarias para poder realizar la maquila de piezas que puedan ser colocados en mayor número en varios espacios.

 

La máquina CNC es la herramienta ideal para este propósito, pues aunque es bien cierto que no puede sustituir esa esencia casi mística que se puede obtener de los trabajos realizados a mano, lo cierto es que logran emular casi a la perfección los terminados. Al final, ofrecemos a nuestros clientes el mismo resultado, la misma calidad y creatividad, pero con un proceso distinto.

 

Lo importante, es ver todos los alcances que nos permite tener el uso de una máquina como esta. Todo el arte, o lo bello de un objeto no está relacionado directamente con las herramientas que se usan para su realización, sino más bien en el cómo el creador, obrero o artista los usa para darle ese elemento que los destaque de la multitud de productos que se encuentran en el mercado.

 

Otra de las posibilidades que nos ofrece una máquina CNC es la de poder transformar objetos de uso cotidiano que incluso, en algunos casos se han vuelto obsoletos. En este caso, estamos hablando específicamente de las tarjetas de presentación.

 

En su momento, ningún empresario podía vivir sin tener a su disposición tarjetas de presentación, pues era la manera en la que podía ponerse en contacto con otros socios, clientes o proveedores. El diseño era prácticamente muy básico: el logo de la empresa, el nombre del usuario, su puesto, así como su teléfono y su dirección postal.

 

Aún con la aparición del correo electrónico, las tarjetas de presentación seguían siendo un elemento importante. En este caso, sólo se añadía el nuevo dato.

 

Sin embargo, con la aparición de las agendas electrónicas, así como los celulares en los que era posible guardar contactos, cubriendo diversos campos (como correo electrónico, fax, teléfono, mail, dirección), en ese sentido, las tarjetas se estaban volviendo innecesarias pues ya existía una manera de tener toda esa información en un solo espacio sin tener que estar acumulando tarjetas que incluso podían correr el riesgo de perderse, o de que se comenzaran a borrar los datos si los métodos de impresión no eran de calidad.

 

La importancia de las tarjetas de presentación en la cultura popular fue tan importante que aparecieron como un guiño importante en una de las novelas más representativas del éxito económico de Estados Unidos durante la década de los años ochenta: American Psycho. Una de las partes más álgidas de la novela y en donde se revela parte importante del protagonista, sucede en una sala de juntas, en donde un grupo de empresarios ricos, jóvenes y prolíficos, alardean sobre la calidad del papel, de la impresión y la composición tipográficas de sus tarjetas de impresión.

 

Y es que, ciertamente, era una extensión de nuestra persona, una parte vital por la cual el receptor de la misma podía dar un vistazo a la confiabilidad y credibilidad del portador. Si la tarjeta era de alta calidad, sin duda era muestra del nivel de profesionalismo, pero sobre todo de solvencia económica de quien la tuviera. Un hombre de negocios con la tarjeta de impresión perfecta, era el hombre ideal para trabajar.

 

Sin embargo, conforme fueron pasando los años, las tarjetas fueron produciéndose a niveles mucho más masivos, por lo que fue necesario recurrir a métodos de impresión baratos, que no sólo reducción la calidad de la misma, sino el tiempo de vida útil. Pronto las personas, fueron prefiriendo tener sus contactos en un dispositivo móvil que conservar tarjetas de presentación que no sólo eran pocos atractivos a la vista, sino también, hasta cierto punto, inútiles.

 

La intención de retomar el uso de tarjetas de presentación surge de la mano de las capacidades decorativas de la máquina CNC, pero también de la intención conceptual de pequeñas industrias dirigidas a un nicho muy definido o a concepto específico.

 

Muchas de estas empresas se rigen bajo un lineamiento básico: no sólo se trata de comprar un producto exclusivo, sino de ofrecer al cliente una experiencia de compra muy particular. Es decir, que mientras usted selecciona, mide, y paga por el artículo, puede disfrutar de una experiencia especial, disfrutada por todos sus sentidos.

 

Por ejemplo, quienes han echado mano del arte en las tarjetas de presentación son las empresas de comida orgánica o artesanal. Una empresa americana de quesos finos, tiene como tarjeta de presentación una postal de pequeño tamaño con pequeños agujeritos y una especie de mango, lo que lo asemeja a un rayador de queso, realizadas en una aleación de metal muy ligera y muy barata. Estas tarjetas son recibidas por el cliente, al momento de que le entregan el producto.

 

Otra opción un poco más tradicional, es la de un viñedo francés que utiliza tarjetas de presentación con forma de botella de vino, y con una sección de entintado en acuarela que asemeja el color de la bebida.

 

La versatilidad de la máquina CNC permite realizar cortes y formas que transforman por completo la idea de cómo diseñar una tarjeta de presentación. Y eso, por su puesto, provoca que su funcionalidad evolucione, pues ya no se trata más de la representación de una persona, sino de una empresa, de un concepto en particular. Por lo tanto, tiene que contar con otros elementos ornamentales para poder lograr una comunicación total de la identidad de la empresa y al mismo tiempo que sea llamativa y le dé una identidad propia.

 

¿Usted conoce otras aplicaciones creativas para el uso de la máquina CNC? Lo invitamos a conocer nuestros productos, y compartir con nosotros nuevas formas de producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *