PLASMA CNC Y OTRAS TECNOLOGÍAS DE CORTE TÉRMICO MECANIZADO

Las diferentes tecnologías que hoy en día se encuentran aplicadas al corte térmico para su mecanización puede dificultar la toma de decisión en cuanto a qué máquina resulta más adecuada para un entorno de trabajo específico. Por ello, para decidir qué proceso de mecanizado conviene más adoptar en la práctica se recomienda tomar en cuenta numerosas variables, como el tipo del material que se va a trabajar, el espesor de las piezas, su geometría, la clase de cortes que se van a realizar con el equipo, la calidad y precisión de trabajo requeridas, el aporte térmico de la tecnología durante el proceso, los cuidados que se requieren después del corte y por supuesto, el presupuesto del que se dispone. Para facilitar esa decisión tan importante en esta ocasión te presentamos las características del plasma CNC, el oxicorte y el corte láser, las tecnologías que actualmente se aplican en equipos de corte térmico mecanizado para que a través de una comparativa entre ellas, puedas seleccionar el que te resulte más práctico y eficiente en tu entorno de trabajo.

                De manera general podemos decir que en la mayoría de los casos, el corte plasma CNC ofrece más ventajas en comparación con el oxicorte y el corte láser, pero es necesario entender el por qué y realmente hacer un análisis en el que se tome en cuenta la relación entre la calidad, productividad y el costo de los equipos que funcionan a partir de esta tecnología, pues podría ser el caso que para el tipo de aplicación que se le pretende dar convenga más el oxicorte o el corte láser. El primer paso hacia la toma de una decisión es conocer las opciones disponibles en el mercado y tener claridad respecto al tipo de materiales y trabajos que se pretende realizar con las máquinas de corte térmico mecanizado, así se puede establecer una comparativa y definir si los beneficios que ofrece cierta tecnología serán bien aprovechadas una vez que se ponga en operación y, por tanto, si conviene invertir en ella.

                La opción más conocida son las máquinas de oxicorte cuya característica más sobresaliente es que basan su funcionamiento en el principio de fusión. Una máquina de oxicorte no requiere de electricidad para funcionar pues genera la energía que requiere para operar de una reacción química que eleva la temperatura de las piezas con las que se esté trabajando hasta que el material alcanza el punto de fusión, posteriormente la parte que se ha fundido se expulsa con la adición de oxígeno pues al encontrarse en punto de incandescencia se oxida y se convierte en escoria. Para que se dé esta reacción química en el oxicorte se emplea gas, siendo el acetileno el más comúnmente usado, aunque también se puede emplear propileno, gas LP, gas natural, propano o hidrógeno, según el tipo de material que se vaya a cortar y el espesor de la pieza.

                El oxicorte permite hacer cortes con un excelente angulo, aunque cuando se trabaja con placas delgadas de material en las áreas de corte se presenta una gran deformación por efecto del calor aplicado, además genera escoria que requiere de mucho trabajo de limpieza posterior. Para que una máquina de esta tecnología trabaje correctamente es necesario que se precaliente la pieza de trabajo antes de realizar el corte y limpiarla perfectamente, además es necesario que el flujo de gas se regule constantemente pues ello define las características de la antorcha y, por tanto, el tipo de corte obtenido. En cuanto a las velocidades de corte con una máquina de oxicorte cuando se trabajan piezas de gran espesor es bastante lenta, por lo que en ocasiones es recomendable contar con varias antorchas en movimiento, lo que permite reducir el tiempo de los cortes.

Como ya mencionamos, por la escoria producida es necesario que al terminar el corte se esmerile la zona de corte para lograr un mejor acabado y aunque las máquinas de oxicorte son de menor costo que las que implementan otras tecnologías, su uso está limitado al acero al carbono y no resultan adecuadas para cortar aluminio ni acero inoxidable.

                Por otra parte, las máquinas de corte láser funcionan por la amplificación de radiaciones luminosas que se concentran en un punto como energía térmica ocasionando la vaporización del material de trabajo. El material vaporizado se expulsa por un chorro de gas por lo que no se producen escorias, resultando así bordes de corte uniformes logrando un acabado de alta calidad que no requiere de trabajos de limpieza posterior. Con este tipo de máquinas se pueden realizar cortes muy detallados, principalmente en materiales delgados.

                Con las máquinas láser se obtienen cortes de excelente angulosidad y exactitud incluso cuando se trabajan diseños complicados y acabados de alta calidad, siempre y cuando el material esté perfectamente libre de polvo, aceites, grasas y agua. Con esta tecnología se pueden alcanzar altas velocidades de corte en piezas delgadas, pero requiere más tiempo en materiales gruesos que el plasma CNC e incluso que el oxicorte, sin embargo, en la mayoría de los casos no exige de trabajos de limpieza posteriores y se puede emplear para el corte de una amplia gama de materiales, siendo el mejor sistema de corte térmico mecanizado para el acero al carbono delgado.

                Finalmente, las máquinas de corte por plasma funcionan a partir de un chorro de gas ionizado, o plasma para calentar y fundir el material a cortar. Una vez que se ha realizado la fusión del material, el chorro de plasma expulsa el material fundido a la parte inferior y según las configuraciones con las que se trabaje, es posible que estas máquinas tengan una gran resistencia que incrementa el calentamiento del gas ionizado lo que permite realizar cortes de materiales de gran espesor a una gran velocidad. Es por la manera en que operan las máquinas plasma CNC que se consideran una excelente opción ya que los cortes que genera son de una excelente precisión, no producen escoria y se pueden obtener cortes finos de buena a excelente calidad.

                A diferencia de las tecnologías previamente descritas, el plasma no requiere que las superficies del material de trabajo se encuentren limpias, por lo que es necesaria ninguna preparación. De hecho, estas máquinas toleran el corte de superficies con pintura, suciedad, óxido y grasas o aceites. La velocidad de corte de un equipo de plasma es alta incluso cuando se trabaja con grandes espesores pues, como ya mencionamos, se pueden configurar de manera tal que la temperatura que alcancen sea muy alta. La escoria que producen es mínima y en algunos casos podría ser necesario hacer un ligero esmerilado para mejorar el acabado de los bordes. Por último, el costo de este equipo es medio, se encuentra en un rango medio entre el costo de un equipo de oxicorte y un láser.

                En SIDECO esperamos que esta información te sea de utilidad para elegir tu equipo de corte térmico mecanizado. Contáctanos y obtén asesoría sobre el corte plasma y de corte láser de la más alta calidad, además de conocer a detalle las características de los equipos que ponemos a tu alcance, con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *